Técnicas SEO para posicionar mi web

Algunos expertos aseguran que para posicionar mi web y hacer un buen SEO, lo mejor es no hacerlo. Respecto a esto, pienso que tener una técnica SEO es un punto a favor de tu marca. Al contrario de lo que muchos piensan, el posicionamiento natural no es nada complicado. Sí es, sin embargo, constante y organizado. No pretendas colarte en el primer resultado del buscador si acabas de empezar (en ocasiones pasa, pero en la mayoría de ocasiones no. ¡Suerte!)

Lo que explico a continuación son pautas que pueden ayudarte a crear esa estrategia de posicionamiento natural imprescindible para tu marca. Lejos de coger los atajos del black hat, que aquí poco nos interesan, escogeremos posicionar mi web de forma trabajada, que Google, al contrario que penalizar, premie con una posición en el TOP 10.

Elige tu público objetivo

Antes de empezar a crear contenido de calidad en nuestra web, debemos definir nuestro target, quiénes son aquellos que nos buscan o quieran encontrarnos para dar servicio a sus necesidades. Si algo determina el contenido de valor es por la capacidad de respuesta al usuario: qué busca nuestro público objetivo y cómo nos busca. Es lo que debemos conocer para poder dar una respuesta a sus búsquedas en Google y posicionar mi web.

Planifica tu contenido

He comenzado esta entrada comentando que la organización es un paso clave a la hora de establecer una estrategia SEO. Sin duda, planificar tu contenido semanal o mensualmente es uno de los trucos SEO por excelencia. Perdemos mucho tiempo investigando y recogiendo información para escribir nuevos temas de interés. Si esa investigación la capturas en una tabla de futuros posibles contenidos, con datos esenciales -keywords, posibles titulares, fuentes de información, etc,- te facilitará mucho el trabajo y ayudará a que la constancia resulte a tiro hecho.

Crea un blog que aporte valor a tu marca

Cuando hablamos de contenidos en una web podemos fraccionarlo en contenido comercial (el que convierte) y contenido de valor. Éste último aporta una mayor calidad a tu sitio online, responde a las dudas de tu target y puede llegar a ampliar tu zona de visibilidad.

El mejor lugar para redactar ese contenido que llamamos de valor es en un blog. Un blog en tu web no sólo favorece el tráfico, por tener más contenido, sino que favorece el intercambio de enlaces (internos y entrantes) y la navegación por tu web puede ser mayor.

Los enlaces entrantes te suma puntos a la hora de que Google elija tu posición en el buscador, así que es importante que éstos sean de calidad, es decir, que provengan de webs bien posicionadas o que estén bien vistas por el buscador.

Además de estos enlaces entrantes, los enlaces internos aumentarán el tiempo de navegación del usuario por tu web, y a Google también le encanta que seas un sitio online que guste a los usuarios.

El blog, además, refuerza tu marca y te invita a reforzar, también, relaciones con otras webs: no te cortes, intercambia enlaces con otras webs similares a ti y llevaros bien. Una bonita amistad entre webs es mejora de posicionamiento online asegurado.

Comparte tu marca

Está genial que tu contenido sea excelente y que responda a muchas dudas de los usuarios en Internet. Pero cuanto más la compartas, más lejos llegará. Y en esto de compartir, las redes sociales son nuestros distribuidores favoritos. ¿Quién no tiene redes sociales a estas alturas? Ahí también está tu target, esperando a encontrarse gente como tú, que le entienda y le sepa contar lo que quiere leer.

Urls amigables

A Google le encanta que se lo pongamos fácil. Él, en realidad, a pesar de tener como amigos a PANDA y PINGÜINO, lo único que quiere es ayudarnos, pero haciendo las cosas bien. Si escribes sobre monos en la jungla, procura que tu url contenga monos-en-la-jungla o, al menos, monos-jungla. Esta url es amigable, le dice a Google de qué vas a hablar y cuál es posiblemente tu keyword (que si la colocas en la url está mejor que bien).

Cuánto debe ocupar mi texto para posicionar mi web

Menos de 300 palabras no le dice mucho, ni a Google, ni a nuestros usuarios. No pienses sólo en posicionamiento. Crea tu contenido como te gustaría encontrártelo tú si lo buscaras en Internet. Será, entonces, contenido interesante y completo. Asegúrate de no cometer faltas de ortografía, que la redacción sea legible, nada monótona y, por supuesto, que responda a tu usuario. Si no lo respondiese en su totalidad, los comentarios de un blog son muy importantes, te pueden dar la clave de aquello que no has contado en el texto y debes añadir.

Cuenta lo que quieres, lo que quieren, lo que te posicione; lo que te haga visible en un mundo online tan complejo, con una buena guía SEO.

 

transformación digital del retailpublicidad digital