Storyforming: lo que las marcas pueden aprender de las redacciones

Redacciones de periódicos como el Wall Street Journal, The New York Times o el Dow Jones han puesto en marcha “laboratorios” externos o internos para experimentar con storyforming, con nuevas formas de contar historias.

Dicen que la primera etapa del storytelling es el storyforming. Es donde nace todo. Donde surge el significado original de la propia palabra historia. Es la creación del diseño. El ajuste de una idea. El cómo. En este sentido las marcas pueden aprender mucho de los esfuerzos de grandes medios comunicación por seguir contando historias, pero de una manera distinta.

En un mundo infoxicado y repleto de información por todas partes, sólo las buenas historias, las historias diferentes, pueden captar la atención de un posible lector para los periódicos, cliente para las marcas. Es en esta idea donde nacen los “laboratorios” de storyforming que bien de una forma externa, o bien de una manera interna, han llegado a las redacciones.

Vamos con ejemplos. El Dow Jones tiene una laboratorio de innovación con un equipo de 12 personas que tiene la misión de hacer cosas arriesgadas como por ejemplo contar noticias en vivo utilizando al realidad virtual. The Wall Street Journal es otro ejemplo en este campo junto con el vídeo en 360 que busca experimentar con nuevas herramientas y técnicas la manera en la que se puede contar una noticia. Que se lo digan a The New York Times que con su proyecto Daily 360 ofrece a sus lectores la posibilidad de experimentar las sensaciones reales que por ejemplo vive un reportero en un conflicto en Siria, en una manifestación en Sudamérica o en una aldea en África. La cabecera también apostará por más periodismo visual, más storytelling digital y nuevas formas de narración como parte de su plan estratégico de aquí a los próximos años.

El experimento más reciente en nuestro país es el puesto en marcha por Vocento Media Lab para el diario ABC y sus cabeceras regionales. Se llama “infoesquí” y se basa en algo tan básico como la información de servicio público en plena temporada de este deporte de invierno. Se distribuye en tres pilares: un hub para móvil donde se aloja todo el contenido con la información de pistas y estado de la nieve; unos bots que tuitean automáticamente datos de última hora en las estaciones y dos chatbots o robots parlantes y conversacionales en Telegram para El Correo y Diario Vasco.

No sólo los medios tradicionales buscan todos los recursos a su alcance -tecnología incluida- para captar la atención del público y contar las historias de una manera distinta. BuzzFeed envió una cámara de 360 grados a una concentración de Donald Trump en California en junio del año pasado para capturar una protesta en directo y retransmitirla a través de Facebook a miles de persona. Su Open Lab ademas ha probado con otras storyformings, como tecnología 3D, cámaras GoPro, drones y hasta líneas telefónicas donde compartir historias y experiencias. Porque el futuro de narración todavía no está escrito.

twitter momentscontenidos en youtube