¿Cómo te afectará a ti (y a sus competidores) la sanción millonaria a Google?

Además de la multa récord impuesta por la Comisión Europea, la sanción millonaria a Google tiene consecuencias para todos.

Buscar un artículo que queremos comprar en Google es algo que todos hemos hecho alguna vez. Y a nadie nos ha sorprendido nunca ver que los primeros resultados de nuestra búsqueda fuesen los de su propia plataforma Google Shopping. Era habitual que sus principales competidores quedasen relegados a golpe de algoritmo al olvido de las páginas 2 y 3 de los resultados. A nadie nos sorprendía. Menos a sus propios competidores que, hartos de verse perjudicados, ponían el grito en el cielo. Y a la Comisión Europea, claro. Tras ocho años de investigación, Europa ha impuesto una sanción millonaria a Google por abuso de posición dominante. 2.420 millones de euros. La noticia no es tanto por la cantidad, un 1% de la facturación total de Google, sino por lo que supondrá a partir de ahora tanto para la compañía, como para empresas competidoras y usuarios. En #somosmarketistas te damos las claves.

¿Qué supone la sanción para Google?

Podríamos decir que Google con Europa se ha topado. Bruselas tiene abiertos otros dos expedientes más que ponen en cuestión otras dos patas del negocio de la compañía: un presunto abuso de posición dominante con su sistema operativo Android y con su negocio publicitario AdSense. La empresa de Mountain View podría temer que una vez empezado el proceso, la Comisión Europea continúe con sus sanciones con estos dos aspectos que le siguen situando en el mundo de mira.

Google valora recurrir la sanción ya que se ha mostrado en desacuerdo con las conclusiones de Europa. Y es que lo que para algunos es un golpe encima de la mesa de Bruselas contra cualquier potencial monopolio digital, para otros es una persecución interesada para proteger los intereses comerciales de las empresas europeas.

En cualquier caso, la multa supondrá un golpe financiero para Google (duro, pero asumible) y una pérdida de ingresos por la menor visibilidad de su comparador de precios.

¿Qué pasa con sus competidores?

Cabe la posibilidad remota de que los competidores directos del buscador saquen un gran beneficio de todo esto. Ocurriría si Google se ve en la encrucijada de tener que hacer público uno de sus tesoros más preciados: su algoritmo. Al confirmarse una práctica ilegal, buscadores competidores podrían exigir que se investigue en profundidad si más clientes o rivales están siendo perjudicados. Si lo autorizase un juez, Google tendría que desvelar su algoritmo, que quedaría a disposición de todos ya que no está protegido por patentes.

Además, si Google rectifica como pide Bruselas, otros comparadores de precios o grandes plataformas de comercio online notarán una mejora de ingresos al no salir perjudicados en las búsquedas.

¿Qué cambios notarán los usuarios?

La Comisión Europea no solo impone una sanción millonaria a Google, sino que además obliga a la compañía a cesar las prácticas que considera abusivas. Tiene 90 días desde el anuncio de la sanción para realizar los cambios. Si así lo hace, los resultados de búsqueda de Google Shopping tendrán que equipararse por relevancia al de los demás competidores.

Los consumidores accederán así a más ofertas y en mejores condiciones de mercado a través de Google, siendo el usuario quien compare los productos de manera independiente. Al menos en teoría.

No todo es positivo. Google ya avisó durante el proceso que esto podría suponer que se muestren más resultados no interesantes o que no se ajusten a las preferencias de los consumidores. Incluso podría darse algo más radical. Que Google eliminara este servicio de su buscador. No sería la primera vez. La compañía ya se deshizo de Google News cuando se aprobó la llamada tasa Google, que establece una compensación económica para los editores por parte de los agregadores de noticias. Entonces, el gigante fue tajante. ¿Lo será también ahora?