A través de tres vídeos conocimos la vocación de Mario, de Camino y de Beatriz.  Mario, farero de profesión y vocación en Almería, se preocupa de que los barcos lleguen a buen puerto. Camino, voluntaria en la Unidad Canina de Madrid, se enfrena y prepara a diario para poder rescatar y ayudar a las personas. Beatriz, enfermera rural en una pequeña población de Navarra, su vocación es proteger a sus pacientes con cercanía.

Tres protagonistas con historias muy diferentes pero con un común denominador: la seguridad y el instinto de protección. Como el de Driveguard. Y en la búsqueda de esa seguridad familiar, el compromiso, la cercanía y en definitiva, la búsqueda de la excelencia, nos encontramos con la protagonista de la historia, Gemma Mengual. Nadie mejor para responder a estos valores. Ella es el hilo conductor de esta historia, del cuarto vídeo que realizamos para Bridgestone, aunando todas.

En definitiva, una comunicación centrada en el cliente y no en el producto. Una campaña de marketing de contenidos de éxito, basada en contar historias que ataquen a las emociones.